Bienvenidos

Nota de prensa Ecologistas en Acción de Ayamonte

Nota de prensa Ecologistas en Acción de Ayamonte
Llenar Isla Canela de urbanizaciones es una temeridad

Ecologistas en Acción de Ayamonte considera inasumibles los daños ambientales que nuevas urbanizaciones generarían en Isla Canela y califica como una temeridad aprobarlas en la situación actual de cambio climático en  las alegaciones presentadas frente a la nueva modificación del Planeamiento de Isla Canela.

Ecologistas en acción de Ayamonte considera que el objetivo del cambio de planeamiento  propuesto por la inmobiliaria ISCASA- PRYCONSA consistente en ganar altura y volumetría de edificación para compensar supuestas pérdidas por la aplicación de la Ley de Costas no resulta de recibo, cuando esta ley ya estaba aprobada cuando la inmobiliaria acometió la construcción en la zona de playa y marismas de Isla Canela. Ecologistas en Acción indica en sus alegaciones que ello no fue óbice para proyectar continuos planeamientos que intentaba eludir el cumplimiento de dicha ley o la incumplían directamente, procurando restar el máximo de terreno al dominio público con la complicidad de sucesivas corporaciones ayamontinas, esclavas de su dependencia de las licencias de obras. Para la asociación ecologista, “el planeamiento urbanístico debe contemplar la realidad de la fragilidad costera y no basarse en interesadas declaraciones de zona urbana realizadas en pleno franquismo para amparar a los negocios inmobiliarios que impulsó la dictadura en numerosos puntos del litoral”.

La documentación presentada a información pública constata también la existencia de nada menos que 817 apartamentos construidos con licencias que no se correspondían con el vigente planeamiento urbanístico. Frente a la pretensión actual de regularizar esas actuaciones, Ecologistas en Acción considera que “ni el planeamiento general ni el de desarrollo están para legalizar situaciones que se han realizado no conformes al planeamiento anterior, máxime sin una mínima explicación de las razones que en este caso pudieron llevar a la administración a dar una serie de licencias contrarias al propio planeamiento municipal.

Los documentos presentados  hablan de “baja probabilidad de inundabilidad de la zona”, sin aportar datos ni fundamentos científicos que sustenten tal afirmación. Por el contrario,  el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) avisó el año pasado de que “el nivel del mar seguirá subiendo durante siglos” y que “la subida del nivel del mar incrementará la frecuencia de los episodios de nivel del mar extremo que tienen lugar, por ejemplo, durante las mareas altas y las tormentas intensas, incluso aunque se logre una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero”.  Ya venimos conociendo cada vez más frecuentes episodios de nivel de mar y virulencia fuerte y  en estos escenarios de futuro a pocas décadas, o incluso años, las opciones de seguir urbanizando Isla Canela, que está a nivel del mar, no resultan viables. Según plantea Ecologistas en Acción habría que ir pensando en opciones de adaptación al cambio climático, dejando de construir y retirando las edificaciones en mayor grado de riesgo, para afrontar tareas de reconstrucción de frentes dunares y otros sistemas de protección natural del litoral.

 Por otra parte, Ecologistas en Acción alerta también en sus alegaciones sobre los riesgos de tsunami que no se han contemplado en la Evaluación Ambiental estratégica del nuevo plan,  siendo especialmente relevantes a la hora de determinar desarrollos urbanísticos e incluso diseño y normas de seguridad en la construcción y uso de edificios. Isla Canela está situada en una zona de riesgo por exposición a tsunamis. La historia de la ocupación humana de la isla ha estado marcada por las grandes olas que la han barrido con una concurrencia de muy pocos siglos. No cabe duda de que los sistemas de alerta temprana, que ya deberían estar implementados, no sirven por sí mismos para afrontar los riesgos derivados de la alta ocupación residencial en espacios tan expuestos como Isla Canela. Para Ecologistas en Acción, cualquier planeamiento debe tender a lograr un modelo de ocupación y uso que permitiese medidas de evacuación y refugio eficaces, dada la gravedad de las pérdidas humanas que podría originar un tsunami, especialmente en periodos de alta ocupación vacacional.

Ayamonte, 6 de agosto de 2020

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.